jueves, 21 de mayo de 2009

EFECTO INDUCIDO (Tema delicado I)




Cuando infraestructuras culturales, feriales y congresuales hacen anualmente un resumen de su actividad menciona el efecto económico inducido en el entorno mediante su actividad y apenas hablan de sus cuentas de resultados (no conozco ninguna institución ferial con resultados positivos)

Hay gente que duda de estos discursos y piensa que se hacen para ocultar carencias en la gestión de dichas infraestructuras.

Por eso, he pensado en un par de ejemplos.


Hace unas semanas un grupo de 70 médicos neurólogos de todo el estado se reunieron durante 3 días, en Ficoba, donde alquilaron una pequeña sala, esto supuso una facturación de 1.800 €.
Pero como consecuencia de atraer el evento al Txingudi , parte de las reuniones se celebraron también en un hotel de Hondarribia donde pasaron 2 noches. Durante esos 3 días comieron y cenaron en diferentes restaurantes de la zona y se les dio servicio de café en los descansos de sus reuniones. Si calculáis 4 comidas o cenas, 140 cafés cada día, 140 pernoctaciones (2 noches), algún taxi, etc. Os saldrá una facturación netamente superior a 20.000 € de empresas del entorno, sería el efecto directo. El efecto inducido incluye también a los proveedores de esos restaurantes y hoteles (el pescadero habrá vendido más merluzas al hotel), probablemente superemos los 30.000 €. Pero imaginemos que se queda "solo" en esa cifra.
En definitiva, el efecto inducido en este caso multiplicaría por 16 la facturación de Ficoba.


Otro ejemplo será Bioterra. Aunque quedan unos días de captación de expositores, podemos estimar que tendremos 100 expositores directos.
De ellos solo el 11% son de Gipuzkoa, el resto, por tanto, tendrá que dormir los 3 días de la feria, por lo menos, y esos 3 días comerán y cenaran. Igual alguno se anima a acercarse a Irun y compra un recuerdo o detalle para su familia.
Esos 89 expositores de “fuera” tendrán una media de 2 personas cada uno de ellos y por 3 noches, implica 534 pernoctaciones.
Los montadores, visitantes profesionales, azafatas, servicios de limpieza y seguridad, ponentes, etc. también originan movimiento económico.

El efecto inducido que generará Bioterra 2009 lo estimamos, según los criterios de la UFI y coincidentes con el estudio que sobre Ficoba hizo IKEI, en 792.000 €.
Y el efecto fiscal derivado de los impuestos que se producen en las transacciones comerciales (IVA, IRPF, etc.) se estima en 158.400 €.

No podemos calcular, el valor que supondría en publicidad para la ciudad de Irun o para Gipuzkoa, el número de impactos que como consecuencia de Bioterra se producen en revistas especializadas del sector, portales de Internet, prensa, etc.

Por eso infraestructuras como Ficoba deben ser apoyadas por las instituciones del País.






¡¡¡¡¡Ah ¡!!!!! Casi se me olvidaba. Algunos de los profesionales que acuden a estos eventos luego vienen de manera particular, por placer con sus familias, porque para eso tenemos un entorno privilegiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada