martes, 2 de junio de 2009

Identidad y organización profesional




Ayer lunes 1 de junio Elena Casuso y yo mismo hemos tomado la autopista para recorrer los 18 kilómetros que separan Ficoba de Donostia.
En el Koldo Mitxelena hemos dado la rueda de prensa de presentación de la sexta edición de Bioterra.

¡¡¡Estamos contentos ¡¡¡

En un contexto ferial donde la reducción de números de expositores y de visitantes está al orden del día, hemos podido presentar unos datos que por sexto año consecutivo presentan crecimientos en expositores y superficie expositiva.

95 stands para una feria temática (no general) en Gipuzkoa no está nada mal, aunque nosotros somos los primeros en comentar que la calidad es tan importante como la cantidad.

Uno de los periodistas nos ha formulado la siguiente pregunta: “En este contexto ferial tan negativo; ¿cómo ha logrado Bioterra crecer en expositores?”

Pensamos que el secreto está en que desde el principio del proyecto Ficoba hemos intentado trabajar con mentalidad de largo plazo.
Es decir, en todos estos años hemos preservado la identidad de Bioterra renunciando a tener expositores que no se correspondían con los sectores representados en la misma, a pesar de que esto suponía en años anteriores renunciar a más ingresos o a cifras que mediáticamente fueran más “vendibles”.

El segundo factor pensamos que ha sido ofrecer a un sector como el ecológico una organización profesional, por ejemplo los datos que hemos dado a los posibles participantes han sido reales no creando falsas expectativas que luego generan frustración. Contamos con un Comité Organizador con empresas del sector que es activo y colaborador.
El mercado nos lo ha agradecido.

También ha tenido que ver que Gipuzkoa es uno de los mercados más interesantes en la península junto con Cataluña y que el sector está en crecimiento. En el caso de la agricultura ecológica eran muchos los productores del sur y centro de la península que se veían obligados a exportar su producción a Europa porque aquí sus productos no tenían salida. Ahora las cosas están cambiando y un poquito se lo debemos a Bioterra.

En su momento descubrimos este nicho y ocupamos un espacio ferial que otros no tuvieron interés por desarrollarlo.
Esto último me hace recordar que un día tendré que escribir sobre otro tema delicado; la necesidad de un calendario oficial de certámenes comerciales en Euskadi.

De momento, estamos contentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada