viernes, 15 de octubre de 2010

El 9 de octubre hemos cumplido 7 años




Innovación, también en el ámbito ferial

Hace dos años, con motivo de la celebración del quinto aniversario de Ficoba, nos planteábamos como uno de los retos de futuro ser capaces de dar con los contenidos y los formatos que permitieran mantener el dinamismo del mercado ferial en nuestro entorno. En aquel momento la crisis económica no había hecho todavía su aparición, pero ya se comenzaban a intuir síntomas de agotamiento del ciclo. Más tarde llegó la crisis con toda su crudeza y nos situó a todos ante la necesidad de pensar en hacer las cosas de manera diferente a como las habíamos hecho hasta entonces como fórmula para hacer frente a un escenario económico altamente negativo.

En Ficoba, en nuestra medida y dentro de nuestras posibilidades, hemos innovado y hemos desarrollado un nuevo formato ferial que ubica a nuestro principal cliente, el expositor, en el mismo centro de nuestra actividad. Nos hemos situado a su lado y le hemos trasmitido la idea de que estamos en el mismo barco, no sólo con palabras, también con hechos, y en este sentido hemos articulado medidas como la facturación variable por la que los expositores pagan en función del número de visitantes que atrae la feria. Una propuesta absolutamente novedosa de la que no tenemos constancia que se haya puesto en práctica en ningún otro recinto ferial.

No ha sido la única innovación, también hemos ideado un circuito hermético que organiza la visita a los pabellones de tal manera que asegura el paso de todos los visitantes por todos los stands presentes en la feria. A todo ello hemos unido la creación de un espacio en los propios pabellones feriales, denominado i-gune, que alberga las conferencias de los diferentes salones, uniendo de esta manera los dos aspectos fundamentales de todas las ferias que organiza la Fundación Ficoba, el apartado expositivo y el apartado divulgativo. En definitiva, una batería de innovaciones en cuyo origen se encuentra una concepción de Ficoba que va mucho más allá de la mera generación de ferias.

Lo cierto es que el mercado ferial ha ido evolucionando en los últimos años y progresivamente se ha ido abandonando la visión de los organizadores de ferias como meros arrendadores de espacio, preocupados por incrementar el volumen de metros cuadrados vendidos. En Ficoba hemos asumido hace años esa nueva visión de la actividad ferial y nos hemos decantado por vernos a nosotros mismos como una empresa de servicios para ferias o para cualquiera de la variada gama de eventos que acogemos (congresos, actos culturales, reuniones…).

En esta evolución hacia un concepto más amplio de las ferias cabe destacar también la visión de estos eventos como un espacio de comunicación profesional, un entorno apropiado para intercambiar información y conocimiento y para la divulgación, que va más allá de la mera exposición de productos. Reflexiones como éstas son hoy habituales en los comentarios de destacados expertos del mundo ferial. Recetas para consolidar el futuro del mundo ferial que forman parte desde hace tiempo de la filosofía de Ficoba como entidad organizadora de ferias. En este sentido, también cabe recordar que el sector está focalizando, al igual que muchos otros, su atención en el desarrollo sostenible. Un área en la que Ficoba viene trabajando desde hace años y que en su día nos permitió convertirnos en el primer recinto ferial europeo en compensar las emisiones de CO2, contar con una de las plantas fotovoltaicas más importantes de Gipuzkoa o ser los impulsores de una feria como Bioterra, que hoy es referencia en el Estado, dedicada a la ecología en su sentido más amplio.

Esta nueva forma de entender la actividad ferial que Ficoba ha asumido como propia ha obtenido el respaldo de los expositores y, por extensión, del público. Lo cierto es que resulta gratificante comprobar que, en los ejercicios económicos más difíciles de las últimas décadas, en Ficoba hemos observado una evolución positiva de nuestra actividad que nos ha situado a las puertas de alcanzar resultados de explotación positivos este mismo año.

Es un hecho que las economías fuertes cuentan con un sector ferial fuerte. Y Gipuzkoa, sin duda, lo es. Hoy por hoy las ferias continúan manteniendo su atractivo como herramienta de marketing. Quizás por ello siguen surgiendo nuevas instituciones feriales (las más próximas, el Recinto Ferial de Navarra o el Halle Iraty en Biarritz), con la particularidad de que muchas de ellas se construyen, como es nuestro caso, en localidades del territorio y no en la capital. Y es que los recintos feriales y las ferias también constituyen una herramienta de primer orden para reactivar e impulsar la economía del entorno más cercano. Y que, como dicen los expertos, asumiendo la importancia de los proyectos de alcance nacional e internacional, no es menos cierto que los proyectos de proyección más reducida también pueden, y de hecho son, elementos capaces de apoyar e impulsar la expansión económica del territorio que los acoge.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada